miércoles, 21 de diciembre de 2016

Puertas de la Iglesia San Cristóbal el Real de Colunga

El sábado día 10 de Diciembre del año 2016 en la parroquia de San Cristóbal el Real de Colunga,

como cada día de la semana, a las 18.30 se rezó el Santo Rosario,  y a las 19 horas comenzaba la Santa Misa. Éste día fue un día diferente, ya las 22 horas se daba lugar a la inauguración de las dos puertas laterales de la Iglesia. Éstas puertas fueron trabajadas con madera de castaño por el carpintero Fabián, natural de Libardón, dónde tiene instalado su taller de carpintería.

Dichas puertas una lleva en cada hoja 10 adornos y  la otra 12 tallados en bronce con la imagen o el rostro preferido por los vecinos, quienes voluntariamente los costearon.

Ésta idea la comentó nuestro párroco D. Gaspar en la Misa Dominical. Fue el encargado de traerlos y mandar colocar.







Como comenté, a las 22 horas empezó la ceremonia. Nuestro párroco, roció con agua bendita a los asistentes, a continuación salió del templo por la puerta principal dirigiéndose  a la puerta lateral del lado Este de la Iglesia. Una vez allí se encendieron unas velas que anteriormente repartió Pepe Castaño. Una vez bendecida dicha puerta, se entró de nuevo a la Iglesia, entonando unos cánticos; seguidamente, Marita comenzó a rezar el Rosario, acompañando D. Gaspar con cánticos y también rezando  la letanía. Después, bendijo e impuso a quien así lo deseó, unas medallas, con la Virgen de Loreto. Éstas fueron adquiridas  en la Parroquia por los cofrades de Loreto. Su precio fue de 15 euros cada una. 



La imagen de Nuestra Señora de Loreto, fue trasladada  desde la Capilla a la Iglesia Parroquial, para esta ceremonia.


Para finalizar, D. Gaspar se  dirigió a la otra puerta del lado Oeste de la Iglesia, y la bendijo como la primera. Los que se encargaron de ayudar a nuestro párroco en esta ceremonia fueron: Doro, Ángel Gullón, y Pepe Castaño.
La Ceremonia fue sencilla y amena, a la cual acudió mucha gente. Fue seguida con devoción y con respeto, tanto al acto, como
a Nuestra Señora de Loreto.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Pal pueblu de Piedrafita del Concellu de Maliayu

Piedrafita el mio Pueblín; con el pasu del tiempu paezme cada día mas guapín. En elli nació mio madre, sos  güelos y sos ancestros. En elli, tamién nací yo, xuntu con mis dos hermanos. Ye un pueblín, muy soleyeru, y tamién bastante aireau. Miramos pa Sanmartín,y pa la Fuente de
Fresnosa. Tamién miramos pa Sietes, pal Campón, y Perviyao, y pal monte de Tandión. Non vive en él muncha xente, pero pel mes de Agostu, xuntámonos los oriundos pa venerar la Santina, patrona de los güelinos,y tiramosi besinos.
El Refrán ye verdaderu. ''El páxaru''que escapó del so pueblu, buscando un mundu meyor, con el correr de los años, y te vas faciendo vieyu, más te acuerdes del to Pueblu,y préstate volver velu.

Un saludu, pa los que viven en pueblu, otru  pa los que están espardios per Avilés, per Xixón, per
Uviéu, o per un sitiu o per otru; a los que ya mos dexaren, ya non vamos poder velos. A otru día de Santa Lucía, -si estamos aca tovía-, vamos ver si mos xuntamos pa rezar todos por ellos y ofreceyos la homilía. Aprovecho la ocasión, pa quien quiera conocemos, y así faise mas montón, pos non somos mala xente. ''Güeno'', ¡de necios algunos igual andamos bizarros! ¡cómo de güen corazón!.

Un abrazu pal mio pueblu, y pueblos  de la rodiada, pos con el pasu del tiempu, ya los dientes van
cayendo y les oreyes creciendo, pos presta munchu encontrase y poder combalechase, así poder acordase de cuando dibes a la escuela,con madreñes de trachueles, o unes catiusques cortuques, que entraba el barru hasta dientro. Ah, pero si había plumíferos, y  de marca,´´SACU CAPIELLU´´
estos eren de dos clases: un ralu, y otru tupío; el ralu era el del salvau, el otru era del azúcar,... estos cuando los había.

Pa que no mos estresáramos, cuando salís de la escuela echavente  pa la yende, o co les vaces pal agua, y col burru de ramal. Esto si mos lo mandaben era por necesidá. Cuando no estaba muy moyáu, andábamos a los trotes, coles madreñes na mano pa llegar mas lluego a casa pa si acasu dir xugar.
Non pienses que ye mentira lo que acabo de cuntar, los que tienen los mios años, seguro se acordarán.

Si lo cuntara mio madre, esto non seria na,y si foren los mios güelos, entos seria pa llorar. Que non tenga que vivilo ninguna generación. Ahora teniendo de tou, estamos tul día importunos; antes con muy poca cosa estábamos bien contentos, pos teníamos alegría,de  lo que falta un migallu hoy en día.

El tiempu pasa tan depriesa... paez que el añu pasáu facíamos la Comunión. Pensar que en un momentu, si lleguen  con nos a tiempu, pónenmos la Extremaución, metenmos en un caxón y guardenmos en  requexu.

Ya non voy a cuntar mas. Tou aquello que pasó, a mi no se me olvidó. Non debemos de estiramos pa querer ser munchu más, pos non va tantu tiempu bañábomos en un barcal.

Maruja




miércoles, 14 de diciembre de 2016

Viviendo en Pernús

Yo, Mari Carmen, vivo en Pernús un pueblo pequeño que tiene cuatro barrios: Conlledo, Beldredo, Pernús y La Vega.
Antes había mucha gente; hoy día muy poco y muy mayores. Todos vivíamos de la ganadería. También había una familia que les llamaban "los cesteros". Eran unos artesanos muy buenos que compaginaban el ganado y el hacer cestos. Otros emigraban a la Argentina o a otras partes en busca de un futuro mejor.
Hoy día sólo queda una ganadería de leche. Hay otras de carne, hay casa de aldea y hotel. El problema de los pueblos es que la juventud se marcha a la ciudad.
Tambien hay una granja escuela: "Conlléu".

En los pueblos teníamos escuelas, la de niños y la de niñas. La profesora, que estuvo muchos años en Pernús, se llama Josefina. A mi me tocó con ella. Aún vive, y vino con unos tíos sacerdotes. El patrono de Pernús es San Pedro. pero se celebra la virgen del Rosario.

Foto hecha en el barrial,al final de un día de hierba
En la huerta de casa, con el carro, les vaques y las ovejas, que antes se tenían para el aprovechar la lana para los colchones.

Aquí en la cabaña de Fariu. En el medio estoy yo. Los que llevan las "forquiyas", son mis hermanos mayores; los de atrás los segadores.
Aquí las jóvenes de Pernús.

Mari Carmen



Rafael (Falo)
Cierto es... Mari Carmen. Uno de los cesteros que mencionas era mi suegro Rafael, (Falo) "el cesteru de Bucial".  Asi era conocido; hijo, nieto y hermano de cesteros, esta saga desciende de Peñamellera Baja, del Pueblo de Mier de Acá, de dónde era natural, su padre Francisco. Éste llegó al concejo de Colunga como tantos otros, de pueblo en pueblo, buscando un futuro mejor, aportando lo que sabían. Según la demanda de trabajo, eran  los días de estancia. Los vecinos necesitaban  cestos, o que les remendasen alguno estropeado, le proporcionaban los palos al cesteru; éste cobraba sólo el trabajo. Francisco, en Beldréu, conoció a Pilar. Se casaron y tuvieron seis hijos: una niña y cinco niños. Uno de éstos, sólo llegó a la edad ocho o nueve años. Falleció en un fatal accidente en el pueblo: estaba un carru cargáu de madera, no estaba bien que conteau o frenau y cayó sobre el crío.
César y Falo, fueron los que compaginaron el trabajo del campo, con el de hacer cestos. Javier se dedicó más a fondo a la ganadería. José María trabajaba en la mina de Piepotru, dónde falleció a la edad de 42 años debido aun accidente laboral, (un derrabe  mineral de Espatoflúor). A esta familia la desgracia les persiguió constantemente. Anita es la que sobrevivió a todos. Tiene 91 años y es una mujer trabajadora con gran habilidad para las labores: tejer a ganchillo, punto de cruz, etc. Es simpática, con muy buen carácter y optimista.                                                                 
Antes en las aldeas, los cestos se usaban para recoger todo tipo de cosecha; los había de varias medidas y formas: de galipu, de a copin, faxineros o (carreteros), de oricial, las saresas para el pan, les macones, etc.                                                                                                                                    

Recuerdo ver a Falo ir escoger y cortar la madera de avellano. No todo el avellano valía. Después amagúestar los palos, para poder abrirlos a la mitad ir sacando las láminas. Éstas tenían el mismo grosor. Luego, raserales (pulirlas) y una vez hecho todo ésto, se empezaba a tejer dando la forma al cestu. Para todo esto se necesita fuerza y buen pulso en las manos,  gustar, y tener un buen dote de paciencia. Quedan pocos cesteros. Ahora se hacen por entretenimiento. Paco, mi cuñado, los empezó a hacer una vez jubilado. Es el único de de toda la familia que sigue la saga  familiar.

Vaya   para  todos los cesteros mi respeto y cariño. Sobre todo a los desaparecidos, y sus familias y en especial, a mi suegro Rafael (Falo).                                                               
        
Maruja


lunes, 28 de noviembre de 2016

CD. COLUNGA

Como todas las personas, tenemos anécdotas de varios perfiles durante la juventud, yo quisiera resaltar una que me sucedió a mi.

Corría el  año 1972. Yo estaba en la plantilla del C.D Colunga, de fútbol. Jugaba de portero y aquel año estaba de suplente. Teníamos que ir a jugar contra la Piloñesa de Infiesto. Me tocó a mi jugar y me salió un partido bueno; el resultado no recuerdo. Se encontraba el campo un ojeador de Avilés. Ojeador es la persona que se dedica a buscar jugadores para el equipo. Pasados unos días la directiva del Colunga recibe un comunicado diciéndole que son de su interés el portero que jugó en Infiesto y un medio llamado Carús. Querían que fueran a hacer una prueba. Al enterarme de esto le dije al entrenador que me gustaría que me diese mas partidos puesto que así llegaría mejor para dicha prueba. El siguiente partido era contra el Iberia de Bimenes. Jugué el partido, ganamos y en esos días la directiva del Colunga, envió a Avilés a hacer la prueba al portero titular y a otro jugador de campo. El ojeador del Avilés al verlos dijo que esos no eran los que solicitó.

El siguiente partido era en Villaviciosa contra el Lealtad. Yo, después de entrenar toda la semana, me presenté en la caseta del campo de las Callejas, y mi sorpresa fue que me puso de suplente sabiendo que tenía que hacer la prueba esa semana. Carús y yo se lo habíamos pedido.
aquí estamos Carús y yo con el Avilés en el campo de santa catalina Pravia
Como cuando eres chaval, actúas de repente, me marché de los vestuarios, y los días siguientes estuvimos unos días por Avilés haciendo la prueba. Lo primero que me pasó es que tenía las caderas tiernas y sangraba pero fui poco a poco. Al final no llegamos a fichar...


A los pocos días recibo una carta de la Federación Asturiana de Fútbol, -la cual adjunto-, declarándome en rebeldía negándome a ser alineado (mentira) dándome 7 días para alegar. Yo pasé de todo, y al poco tiempo recibo otra carta en la cual me dicen que a partir del 30 de junio, fecha que termina la licencia, quedo suspendido por un año sin jugar (adjunto carta también). Además con textos muy del régimen por aquel entonces. Visto esto, aproveché para hacer el servicio militar.


No por esto rompí con el equipo, puesto que volví y jugué tiempo. También en otro equipos y estuve en la junta directiva, entrenador,.. Actualmente soy directivo colaborador.

este es el escrito que mencione  anteriormente

 aquí el escrito con el veredicto




aquí el partido mencionado contra el Iberia de titular

este equipo era sin federar pasar una tarde

Quería seguir con las anécdotas referentes al Colunga;

temporada 74/75 volví al equipo después de jugar en el Sporting Promesa. Estando en el Colunga aquella temporada, el Ribadesella, en el cual estaba Custodio (EL Portu) de entrenador, se interesaron por mi y otro jugador Carlos de  Caravia. Pero nos encontramos que querían dinero a cambio. Era Luis el de Lué el presidente. Pidió 60.000 pts por la baja de los dos. Casi nada.
Pero la sorpresa fue que ya estabamos haciendo la pretemporada con el Ribadesella, y un día se presenta el presidente del Ribadesella, Claudio Valdés, con un cheque por esa cantidad y me lo da para conseguir la baja y así fichar, como así fue.
Pero a nosotros ni un pavo nos dieron de ese dinero (me refiero el Colunga, Luis el presidente). No obstante, volvimos al Colunga posteriormente.

Ribadesella. aquí estamos los dos en la fila de arriba segundo y cuarto por la izquierda

Gancedo y Carlos

Ribadesella, 
Siguiendo con las anécdotas del cd.colunga

recuerdo que el primer partido que jugué como portero era contra el San Luis de la Nueva (Langreo),
el entrenador "Sonso". Recuerdo empatamos a dos y al final nos dice el entrenador:  "bueno ahora vamos a comer unos bocadillos de carne que los ponen muy buenos" y nos fuimos en autocar hasta Noreña a comer los mencionados bocadillos al bar que el conocía... para que veáis que antes era así; jugar y pasarlo bien; y todos juntos. Con poco nos conformábamos. Había más un ion.
                                                                                                                                                          Pilu

martes, 18 de octubre de 2016

Cartel Purmar del año 77


¡Que recuerdos mas agradables  vienen a la memoria viendo este cartel! .En aquella época esta discoteca tenia mucho éxito pues traían cantantes y grupos muy buenos.Los horarios para entrar no eran como hoy: entrábamos de día y a las doce de la noche ya íbamos para casa.

Maribel


lunes, 3 de octubre de 2016

Paseando por las fiestas de Libardón

Aquí estoy de nuevo para seguir con mi relato y que vayáis conociendo mi historia. Como os decía anteriormente, he tenido la suerte de que un turista, haya pasado por mis tierras y ha quedado prendado ¡Halagada me siento!

Esta visita ha servido para que él sin saberlo ponga voz a mi relato. Yo seguiré acompañándole siendo su sombra y el seguirá hablando con su imaginario amigo. Sus palabras me enorgullecen y quiero compartirlas con toda persona que se acerque y se sientan conmovidas, ya sea por el recuerdo de haber vivido aquí o por lo que escuchan de turistas que han pasado y paseado por mis caminos, que han podido captar con sus cámaras imágenes de amaneceres o atardeceres, de días de niebla en el que los árboles parecen fantasmas, pero no lo son; son mi vida y la de los habitantes  de los que aquí nacieron y se quedaron.  De los que marcharon y volvieron. De los  que vinieron como turistas y también, se quedaron. Imágenes de nieve de lluvia fina, que va mojando mi tierra, de amaneceres brillantes y de atardeceres dorados, enrojeciendo a veces los últimos rayos del sol las altas montañas del Sueve.

He estado un poco "escondida" entre comillas, porque se han dado una serie de circunstancias, que me han obligado a ello, para que no decaigan las costumbres que se celebran en mis tierras. Algunas son desde tiempo inmemorial, otras son más recientes y no por ello menos importantes. El motivo ya lo iréis conociendo poco a poco, según vaya transcurriendo este relato.

MIS FIESTAS; tanto las patronales como otras y con bastante renombre son conocidas en todo Asturias, incluso en el resto de España.

A primeros de agosto, comenzaron las fiestas patronales en honor a San Roque; santo de origen francés de familia adinerada, que repartió toda su fortuna entre los pobres. Comienza el sábado al atardecer con la bajada de los carros del país desde la antigua escuela de niñas. Se engalanan con flores y algunas de las mozas, visten  trajes típicos asturianos. Son preciosos. A mí me emociona verlas tan guapas, resplandecer en la caída de la tarde cuando el sol ya se va ocultando y ellas así vestidas, iluminan el ambiente con sus sonrisas. Dentro de los carros llevan cajas de sidra natural y algo para picar durante el trayecto. Van invitando a todos los acompañantes. Los carros bajan chirriando los frenos; cantando dicen. La bajada suele durar unas dos horas. Cuando llegan abajo, hay grandes mesas donde no falta comida: tortillas, huevos cocidos, queso de Cabrales, dulces,  incluso una gran tarta. La música acompaña el ambiente y todos ríen y bailan. Yo me siento muy feliz. El fotógrafo, por lo que le oído decir a su amigo imaginario, piensa comprar alguna casa que no sea muy grande y necesite arreglos, para ponerla a su gusto. Me alegro mucho, me va facilitar mucho el seguir hablando de mí. Después, a bailar. Una orquesta ameniza el inicio de las fiestas.
Al día siguiente poco después del amanecer, se lanza el primer cohete, y le siguen varios más, para avisar a los vecinos que comienza el día grande "San Roque de Libardón".
Hacia las doce de la mañana y al sonar otra serie de cohetes "voladores los denominan" comienzan a bajar otra vez desde la escuela de niñas varios ramos, consistentes en armazones de madera adornados con grandes flores de bonitas hortensias, diría que mis preferidas, por sus bonitos y vistoso colores y en la que se cuelgan panes redondos abiertos por el centro para poderlos colgar; cestos con distintas frutas, quesos, boroñas, regalos, cuadros pintados por una artista de mi aldea, gallos, conejos, y algún cabrito.

Los ramos los van bajando a hombros hasta la puerta de la Iglesia muchachas y niñas vestidas con los trajes típicos d
el país, todo ello acompañado por vecinos y al sonido de gaitas. Al concluir el descenso, entran todos en la iglesia, donde se celebra la Misa Solemne, a la que suelen asistir coros. Emociona mucho escuchar el sonido de la gaita al terminar la Consagración interpretando el himno de Asturias, El silencio es total y alguna lágrima asoma a los ojos de los asistentes.
Al terminar la misa, suena un repique de campanas al vuelo y los mozos sacan en procesión al santo, dan una pequeña vuelta bordeando la pista de festejos acompañándole la mayoría de los vecinos.
Ya llegó la subasta de los ramos, hay que sacar fondos para hacer frente a los gastos de las fiestas. Con cada lote o panes, se regala un cupón de la once. Los paisanos, las paisanas pujan, yo me pongo muy nerviosa, ¡¡un poco más, subir la puja, un poco más!! No me oyen, pero intuyen que hay que subir y subir. Todo sea por la fiesta.

Al anochecer empieza a oírse la música, distintas orquestas amenizarán la noche, hasta el amanecer, en que no pararán de bailar todos, mozas y mozos, niños y niñas y algún que otro abuelo, evoca su pasada juventud de romerías.

Mi amigo el fotógrafo, miraba a un lado y otro. Había conocido muchas fiestas en las grandes ciudades, pero esto que veía ahora no se lo podía ni imaginar. Así que no paró de fotografiar, tomar instantáneas, que sabía iban a impactar a quien como él nunca lo habían vivido.

El lunes, había que recordar a los difuntos de la parroquia. Personas que habían vivido todo ese regocijo, pero que se habían ido para siempre. Comentó con su amigo imaginario, que tampoco eso, lo había visto nunca; estando en plenas fiestas, recordar a los antepasados fallecidos y tenerlos presente con la celebración de una misa en su memoria.

–Chico. Le comentó. –Las gentes de esta aldea, han conseguido que los ojos me lagrimeen.
 Yo me sentí emocionada en ese momento.

Por la noche, habría más orquestas amenizando la fiesta y el día siguiente, todo regocijo, "Los Juegos de los Niños" ¿Otra fiesta? Si. esta vez estaba dedicada a los pequeños, que retozaban, jugaban, corrían. Cada año suelen cambiar los juegos para no aburrirles, aunque de una manera o de otra a ellos les da lo mismo. Se divierten a raudales. Ríen y ríen y al final de los juegos, reparten juguetes a todos los niños que acuden a los juegos, tanto si han llegado los primeros en las carreras, como si no han logrado sentarse en todas la última silla al son de la música. Cada niño va recibiendo su premio como participante. Los juegos infantiles, los preparan las chicas y chicos que en su día fueron también niños y participaron ellos de esos mismos juegos. Cuando los niños de hoy sean mayores, serán ellos los que preparen los juegos a los niños que el día de mañana pasarán por aquí.


Esta es la fiesta que tienen más tradición. No se recuerda quien, ni cuando se implantó, pero desde tiempos inmemoriales, se viene celebrando.
Yo hablo por mí, pero en otra aldeas y parroquias, suelen tener la misma o parecida forma de llevarlas a cabo. Como digo es una tradición que viene de padres a hijos y me siento muy feliz de que "mi amigo el fotógrafo" haya sido en mi aldea donde lo ha descubierto.

Nuevamente por la noche, habrá baile otra vez y hacia las doce de la noche, se para la música para hace entrega del "xabalín de honor" que nadie sabe en quién recaerá hasta ese momento. Y sigue la música hasta el amanecer.

A los nacidos en Libardón, les denominan: xabalinos, debe de ser por la cantidad de animales de esta especie que albergo en mis tierras.  Y con la quema de fuegos artificiales, concluyen las fiestas de San Roque.

Continuaré relatando otras fiestas que se celebran en mi aldea lo largo del mes de agosto.


Mary Carmen de Libardón

miércoles, 27 de julio de 2016

Fiestes y celebraciones de antes

Desfile carrozas en Colunga año 1952

Desfile julio 1952


Excursión a Sta. Rita en Torre años 40

Virgen de Covadonga en procesión de Gobiendes al Barrigón 1950

Virgen de Covadonga en procesión

Vestidas de asturianas para tirarle flores a su paso

Celebrando delante de la iglesia de Gobiendes

Juventud en fiesta