miércoles, 27 de julio de 2016

Fiestes y celebraciones de antes

Desfile carrozas en Colunga año 1952

Desfile julio 1952


Excursión a Sta. Rita en Torre años 40

Virgen de Covadonga en procesión de Gobiendes al Barrigón 1950

Virgen de Covadonga en procesión

Vestidas de asturianas para tirarle flores a su paso

Celebrando delante de la iglesia de Gobiendes

Juventud en fiesta 

lunes, 4 de julio de 2016

La vida de los pastores, por C. Balbín (1995)


Desde abril hasta noviembre,
subíamos a la montaña
co´les vaques y les oveyes,
y con toda la manada.

Y quedábamos allá,
viviendo e´na cabana,
empotrada ente les peñes,
cuasi xunto a la mayada.

Dormíamos n´a tenada
metíos ente la herba,
tapaos co´nuna manta,
o facíamos un furacu
p´ente el medio de la paya.

Mecíamos la “Casina”,
la “Pongueta” y la “Chavala”,
la “Roxa” y la “Pardina”,
y tamién alguna cabra.

Llenábamos la caramañola,
(pa´facer güena cuayada),
hasta llenar el zurrón,
´onde después se maciaba;
y echándolu al recostín,
ximielgándolo al baxar
hasta llegar a casa,
y echando a los cuatro vientos
una güena cantarada:
“E´na braña de Cezures
robaren un cobertore,
y el que lu robó dicía,
ojalá fora meyore”.
O la otra que dicía:
“Tengo de subir al puertu,
aunque me cubra la nieve…”
“Si la nieve resbala
qué hará el romero…”
Y la más guapequina, dicía:
“La Virgen de Covadonga
ye pequeñina y galana,
aunque baxara del cielo
no hay pintor que la pintara”.

¡Qué llechi que se tomaba
cuando se mecín les vaques,
y los quesos que facíen
de la llechi de les cabres!.

¡Cuántes veces resbalamos
per aquellos cuestibayos,
rodando p´ente les peñes!,
pero nunca nos quexamos.

Y, ellí, n´aquelles cabanes
éramos los más felices,
sin calendarios ni radios,
sin discursos nin noticies.

Hasta que los vientos anunciaben,
desde los picos más altos,
que el tiempo de les naciones
llegaría sin tardanza
cuando les yegües paríen
los famosos asturcones,
aumentando los cadiyos
de aquella güena yeguada.

Daquién escribió una vez
aquella gran poesía
que, si mal no recuerdo,
d´esta manera dicía:
“Cuasi al frente, de llau de Colunga,
llevanta el Puertu Sueve la cabeza
que i´dio a Roma les potres asturcones
que suben de rodíes una cuesta”.

A veces llegaben llobos
famientos, de otros puertos,
y facíen e´na reciella
unos daños muy siniestros.

Pero los perros, que son
del hombre, los más amigos,
co´la carraca al piscuezu,
dexábenlos aturdíos.

¡Y qué garrotiada se armaba
si llegaben los pastores
con piedres y co´la fonda,
con cibiellos y cachaba!.

“Pel tiempo de toos los Santos
´ta la nieve pe´los campos”:

Asina dicía el refrán;
pero entonces los pastores
empezaban a baxar
pa´los pueblos y los baxos
´onde non podía llegar
la nieve que allá n´os altos
ya empezaba a cuayar.

Y allá arriba e´nes cumbres,
hasta el añu siguiente,
quedaben las cabañines
bien tapaes po´la nieve.
Y, aquella felicidá
que teníen los pastores
non la tienen los turistas
con sus carpes y sus goces
cuando van a veraniar
con un mes de vacaciones.


LA VIDA DE LOS PASTORES

(Para el museo del bable)C. Balbín (mayo 1995)